Facebook Linkedin ENG

BLOG


Cambio Climático
Respuesta global ante el anuncio de que EEUU se retira del Acuerdo de París

Respuesta global ante el anuncio de que EEUU se retira del Acuerdo de París

La noticia de que EEUU se retira del Acuerdo de París sobre cambio climático no ha sido una sorpresa. Pero hasta el último momento teníamos la esperanza de que la razón, y la responsabilidad hacia el planeta y los ciudadanos del mundo, imperarían y que el presidente del país más influyente del mundo – y el que históricamente más ha contaminado- escucharía la multitud de voces dentro y fuera del país que le instaban a repensar su postura y hacer honor al histórico acuerdo que se adoptó en la capital francesa a finales del 2015.

por Susana Canogar

Viernes, 9 de junio de 2017

El acuerdo de París es un acuerdo sin precedentes. Un acuerdo que ya se adaptó a las necesidades del gobierno estadounidense al tratarse de un compromiso voluntario ante la comunidad internacional, quizás otorgando incluso una mayor fuerza moral al acuerdo. 197 países se comprometieron a reducir sus emisiones para asegurar que las temperaturas no se incrementarían por encima de 2ºC respecto a los niveles pre-industriales. En ese momento sólo declinaron sumarse Nicaragua y Siria. 


El año 2016 ya se considera el año más caluroso registrado, y se estima que ya ha habido un incremento de 1,5º C – peligrosamente cerca de los 2º C considerados el umbral que no debemos sobrepasar en el acuerdo. El cambio climático es un problema real que sienten muchos, con las subidas del nivel de los mares y las condiciones meteorológicas extremas, un problema en el que los paisajistas podemos y debemos contribuir activamente a mitigar y prevenir desde nuestro trabajo diario. Nuestro perfil profesional y conocimientos cobran aún más relevancia para la sociedad ante esta amenaza.


Soy miembro de la American Society for Landscape Architecture (ASLA) y desde la toma de posesión de Trump vengo recibiendo llamamientos urgentes para actuar y enviar cartas de protesta a miembros del Congreso y Senado sobre los distintos programas, entidades y legislación ambiental que la administración Trump está desmontando, y que afecta la profesión de paisajista de lleno. Trump ha puesto al frente de la agencia ambiental estadounidense, la Environmental Protection Agency (EPA), a Scott Pruitt, abogado que ha manifestado en el pasado la necesidad de cerrar dicha agencia; en los presupuestos federales del 2018 ya se ha reducido en un tercio el presupuesto.


Alarmados por la situación representantes de ASLA, liderados por la vicepresidente Nancy Somerville,  entregaron el pasado mes de mayo en la EPA una carta exigiendo que se continuaran con los importantes programas que ayudan a mitigar y combatir el cambio climático y la investigación que apoya dichos programas, e instando al gobierno estadounidense a continuar en el acuerdo de París. Esta carta estaba firmada por casi 2.000 paisajistas.



Las voces que se alzan en contra de las declaraciones realizadas por Trump en el jardín de la Casa Blanca el pasado jueves 1 de junio, son de gran significado. Trump manifestó que se ponía de parte de la ciudad de Pittsburg, y no de París, pero pocas horas después William Peduto, alcalde de Pittsburg, manifestó su disgusto en que su ciudad fuera mencionada en este contexto y aseguró que su ciudad seguiría las directrices del acuerdo por el bien de su gente, economía y futuro, junto con muchos otros gobernadores, alcaldes y miembros del Congreso que hicieron manifestaciones en términos parecidos.


Empieza a haber un fuerte movimiento en EEUU para coordinar alianzas y así demostrar que este presidente no representa los intereses de la mayoría de ciudadanos. Representantes de más de 30 ciudades americanas, 3 estados, 100 compañías y 80 presidentes universitarios están preparando un plan para presentar a Naciones Unidas para cumplir los objetivos a los que se comprometió EEUU en el 2015, reduciendo sus emisiones en un 26% para el 2025 respecto a los niveles de 2005. Parece que el liderazgo por reducir emisiones pasará del gobierno federal a otras instancias de gobierno, instituciones e industria, que al fin y al cabo son los que llevan el peso de hacer realidad este objetivo, mejorando el modelo de ciudad, promocionando el transporte público, y promoviendo el uso de energías renovables entre otros.


El pasado 6 de junio Jerry Brown, gobernador de California, se reunió en Beijing con el Presidente Xi Jinping de China, para mandar un claro mensaje. El Presidente chino con vistas a llenar el vacío de liderazgo en la lucha global contra el cambio climático, y el gobernador de California como ejemplo de líder comprometido con el medio ambiente, ya que su estado supera los requerimientos federales en control de emisiones y ha instaurado un mercado de cap-and-trade, límite y trueque de derechos de emisión, sistema que quiere instaurar China antes de final de año. California es el estado que más agresivamente ha actuado contra las emisiones de gases invernadero y como sexta economía del mundo ha demostrado que no ha afectado su desarrollo económico, justificación de Trump para retirarse del Acuerdo.


Los principales líderes europeos también han manifestado su preocupación por la noticia y públicamente han revalidado sus compromisos en los acuerdos de París. La actitud de Trump parece haber reafirmado a la comunidad internacional en su compromiso por actuar contra el cambio climático. Pero habrá que ver cómo reaccionan otros países ante la deserción de EEUU del acuerdo.


Mientras tanto los paisajistas de todo el mundo tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para mitigar y luchar contra el cambio climático, y conseguir que las administraciones inviertan más y mejor en infraestructuras verdes que hace que nuestras ciudades sean lugares más saludables y sostenibles. Y empezar a pensar en cómo afrontaremos nuestro trabajo y nuestros diseños en la importante transición energética que se avecina.